Volver

Las tendencias gastronómicas chorras de 2017

Como nos vaticinaban los gurús de lo gastro hace ahora más o menos un año, 2017 se avecinaba cargadito de tendencias gastronómicas. Bueno, pues nuestro homenaje es este: una lista completita de chorradas que nos habéis colado como tendencias foodie.

las tendencias gastronómicas chorras de 2017

Y mira sí, nos da igual quedar de haters. Es lo que hay. No por nada nos llamamos Bendita Cocina. Que ya está bien de “redescubrir” alimentos, de tubérculos que cocinados en el fuego de la antorcha olímpica te otorgan la inmortalidad y de autoengaños veganos.

La vida debería ser más sencilla: nacemos, morimos y, entre medias, si se tercia, disfrutamos. Entonces….¿por qué esta tortura, Señor? ¿Qué hemos hecho para ser carne de tendencia gastronómica?

Como estamos en la era de la inmediatez, puede que la lectora y el lector no recuerden (o no quieran recordar) su historial de google en general. En particular recuerde que, ese mismo “tendencias gastronómicas de 2018” recientemente inserido lo has buscado antes. En 2017, concretamente.

Nos vemos en la obligación moral de recordarte algunas de ellas:

Comer en cuencos

¡Oh si! Estás de enhorabuena. Quedarse sin platos limpios y tirar del bol que te venía con el microondas ¡fue trending!

Flexiveganismo

¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo más excusas de los veganos para comer chorizo de Salamanca?

A ver, miren, que aquí respetamos cualquier opción alimenticia pero creemos que es innecesario hacernos sentir mal a los omnívoros cuando la ética del vegano-chapas de turno se va al traste en cuanto se le pone delante alguna cosa rica.

Sabores ancestrales

Kimchi, kombucha, kefir… alimentos con moho, a fin de cuentas. De fermentación controlada le llaman los comerciales para evitarnos la arcada. Las bacterias son lo más, ¿cómo te sientes después de haber tirado yogures a mansalva porque estaban caducados del día anterior?

La salicornia y la spirulina

SI te suena más a drogas sintéticas que a vegetales, tienes suerte, todavía estás a salvo de vertiginoso bucle de las tendencias gastronómicas.

Estas algas son los dos top ten 2017 del cajón de sastre de los súperalimentos. Como dato, ambas saben parecido a chupar un cenicero y son prácticamente imposibles de consumir si no son tratadas previamente. Tanto la spirulina como la salicornia fueron utilizadas primero en el campo farmacológico con resultados nulos. Después, se reconvirtieron  a la gastronomía. Ya lo dijo la rana gustavo: ¡es tan dificil ser verde!

Coctelería sin alcohol

O sea…¿zumos a 10 euros? Ah, no, mire, por aquí si que no “tragamos”.

Tendencias gastronĂ³micas

Free gluten

Algo que llama poderosamente la atención en esta redacción es la capacidad del humano y la humana para convertir en tendencia gastronómica las enfermedades ajenas.

Esta ola de hipocondría generalizada que el hipsterismo (¿o histerismo?) ha traducido en comer sin gluten -vaya usted a saber por qué, ya que no hay teoría o estudio científico serio que demuestre los beneficios del veto de esta proteína- ha sido el quebradero de cabeza de no pocas familias que las han pasado canutas para conseguir alimentar a sus intolerantes (al gluten) vástagos.

Han tenido que llegar los directores espirituales de lo jelci a poner orden en la balanza del mercado de los alimentos sin alérgenos. Saquen sus propias conclusiones.

Yogures de verduras

What the f***?

La masa madre

Tradicionalmente ha servido para hacer fermentar el pan, antes de que existiese la levadura comercial. Fuente: Wikipedia.

Lo más mejor de este tipo de tendencias foodie es que no son modernas. Son fórmulas de preparación ancestrales que la generación de nuestros padres sustituyó por el bollycao.

Lo cuqui y las comidas de colores

Hasta aquí hemos llegado. Pues bien, querido lector. No te preocupes si no te ha dado tiempo a ponerte al día con las tendencias gastronómicas de 2017. ¿Estás excluido del grupo de personas que merece la pena conocer? Por supuesto. Pero puedes intentar caminar hacia la integración social sumergiéndote en las tendencias gastro del año que entra. Total, lo que has leído en este post se perderá como lágrimas en la lluvia, como el sushi, como la leche de almendras, como el pan bao… ¡Ah, la insoportable levedad de la tendencia gastronómica!

Comentarios