Volver

Cómo sobrevivir a la cena de Navidad

El día de la cena de Navidad es un día especial y concebido para pasar rodeado de tu familia y de tus amigos más cercanos. Todo se convierte por un momento en paz, amor y recuerdos de bonitos momentos pasados mientras sin darte cuenta estás creando los que evocarás el siguiente año.

cómo sobrevivir a la cena de navidad

De repente y por solo un día, te levantas con una sonrisa, tus vecinos te saludan por la calle amablemente, los niños juegan en la esquina… es un momento tan mágico, tan perfecto, tan de Navidad ir caminando por la calle esperan. Plof. Acabas de pisar la boñiga del perro del vecino, que no la recoge nunca. Mientras tratas de limpiarte desesperadamente contra toda hierba que vas encontrando de camino a casa, te llama tu prima, que la tía Juani se trae a Ramón y a los del pueblo, que están allí muy solos. También ha invitado a Maripili que es buena moza y está disponible. Y cuando ya piensas que lo peor ha pasado… Tienes un whatsapp de tu colega que te deja tirado toda la tarde porque el churri le ha convencido para ir pasar toda la tarde a casa de la suegra.

Y así, de golpe, te abofetea la realidad. ¿La vas reconociendo mejor ahora?

Y es que los momentos tan dulces de la Navidad solo son productos de las películas, esas que repiten hasta el hartazgo en la televisión pero que sigues viendo enganchadísimo como si no te supieras los diálogos. Ese aura especial que te rodea, ese brillo en los ojos que solo se produce entre los tuyos en Navidad; a ver, ese brillo no es emoción, son lágrimas de condena al saber que la cena de Navidad te espera.

Porque llega el momento clave, ese donde tienes que rendir al 100% y demostrar todo lo que vales. Que se noten ahí las clases de cocina que te han regalado el año pasado (que por si no te lo ha dicho nadie, ya te lo decimos nosotros, no te las han regalado por tu afición al cocinado).

Cena de Navidad

Mentalízate, el objetivo de la noche está claro: sobrevivir a la cena de Navidad.

Cocina y cocina durante horas, pide el día libre en el trabajo porque te van hacer falta las horas. Quizás aún ni hayas tenido tiempo a terminar la compra, o lo que es peor, te has olvidado del relleno, de la salsa, o de esas cebollitas que ahora tanto echas en falta y sabes que eran la clave de tu plato. Y solo imaginar en encontrar un supermercado cerca, abierto y libre de colas al que puedas ir y tardar solo lo justo.

Además, la cena de Navidad ya no es tan siquiera una importante cena de Navidad, ahora es LA cena. Tienes que impresionar a tu madre, a tu suegra y a los 3.000 followers de la prima nueva. La decoración debe estar a la altura de cualquier iger de la ciudad, la presentación del plato cual concursante de Masterchef y aún por encima, pensar un hashtag con el que quieres tuitear; que un festín sin redes, ya no es festín ni es nada. 

Y de repente se acaba LA cena. Y cuando te has querido dar cuenta, claro que tus invitados te han ayudado a recoger la mesa pero todo, más lo tuyo de antes, se ha juntado encima del fregadero. Del fregadero, de la mesa y hasta del suelo si nos apuras. Cuando te has querido dar cuenta, compensa más tirarlo todo y comprar una vajilla nueva que ponerse a fregar esos posos que parecen estar cobrando vida por momentos. Qué bonito es levantarse al día siguiente y fregar esas ollas, ¿verdad?

Nosotros te vamos a dejar las cosas claras. Si quieres sobrevivir a la cena de Navidad, pide un chef a domicilio. Porque así, en resumidas cuentas, los chefs de Bendita Cocina, llegan a casa, cocinan y limpian, ¿qué más les puedes pedir?.

Abre la puerta a un chef amigo. Pide tu menú personalizado o mismamente, acepta una propuesta que esté conforme con tus, no, perdón, con las expectativas de tu familia. Despreocúpate en este gran día de todo, porque no tienes ni que hacer la compra, ¡tu chef la hace por ti!. Además, piensa, él cocina mientras tú disfrutas del tiempo con tu familia. Nuestro chef presenta la misma cena por ti, recoge y limpia todo aquello que él mismo haya ensuciado. Así que para un día tan especial como este,  sobre todo, pero sobre todo, solo siéntate y disfruta.

 

Comentarios