Volver

Las mejores series gastro. Primer asalto.

En casi todas las series de televisión se come. Hoy os vamos a obligar a que recordéis todas estas. Las series gastro nunca pasan de moda. 

Series gastro. Friends.

Friends

Cada día nos convence más la teoría de que todo esto de los foodies y el boom de la gastronomía lo hemos inventado la generación que creció con Friends a mediodía.

¿Hay una serie más anticipada en el tiempo de lo gastro? Ya os contestamos nosotros: Ni de ajo (guiño, guiño, audio de platillos para chiste regulero).

Friends fue capaz de elevar lo que en otras series eran escenas accesorias a la categoría de capítulo propio. Ya hablamos aquí de los de Acción de Gracias, pero hay mucho más contenido gastronómico para una serie que finalizó su emisión años antes de que lo petara Master Chef o el Starbucks convirtiera el café en una inversión de imagen.

La receta de las galletas de la abuela de Phoebe, los capítulos de vino y helado de las chicas, el bocadillo de albóndigas, macarrones con queso, pizza, salsa marinera…Monica Geller fué la primera influencer gastronómica de toda una generación.

Series gastro. Gossip Girl.

Gossip Girl

Tenemos que reconocer que la serie para adolescentes de los pijos neoyorquinos (que no hemos visto, la conocemos de oídas) nos ha brindado algunos de los momentos más salivantes de la televisión.

Envidia cochina de los desayunos en la casa de los Van der Woodsen, de las cenas temáticas de los cumpleaños de Blair y de cada uno de los banquetes que los millonarios se gastaban a golpe de gala benéfica, baile de máscaras o cena con el embajador.

Fué con Gossip Girl que escuchamos la palabra macarrón (macaron) para referirse a esas extrañas galletitas francesas y la primera vez que el brunch adquirió un significado diferente a levantarse con resaca y tomar tortilla con colacao.

Algo que nos encantaba de Serena, Blair y compañía era que disfrutaban de esos apabullantes festines sin más remilgo que el protocolo. Después de los lujosos banquetes en los que las y los protagonistas se ponían tibios de trufa a la mantequilla de caviar, no había un capítulo detox o de “compensación”. Es más, la preocupación por estar siempre ideales solía depender del atuendo y no del (sí, vale, impresionante) físico de los uppereastsiders. Cierto es que en Bendita Cocina no sabemos cómo queda puesto un Channel, asique es posible que hasta te disimule la tripa que se queda después de un bogavante relleno de fuá.

The big bang Theory

The big bang Theory

Míticas son las cenas de los frikis favoritos de la televisión. La inflexible programación gastronómica de Sheldon Cooper reúne a los protagonistas de la serie alrededor de cajas de comida tailandesa los lunes, hamburguesa los martes, griega el miércoles y los jueves pizza. Además está la tradicional cena en The Cheesecake Center  donde salen a relucir las paranoias gastronómicas de los científicos y sus compañeras. No hay un capítulo de The Big Bang Theory en el que no haya una escena de los protagonistas sentados a la mesa, eso sí, es rarísimo (por no decir un trabajo de precisión) ver a cualquiera de ellos llevarse un bocado a la boca. Toda la cuidada e incitadora estética de estas cenas se queda un poco diluida cuando ya has visto a Howard Wolowitz coger y soltar diez veces el mismo trozo de pollo de su ensalada. Eso sí, ver The Big Bang Theory con hambre es sinónimo de llamar al chino de tu barrio aunque expectativas y realidad choquen frontalmente cuando llegue tu pollo Guangdong.


Somos conscientes de que hay un montón de series con momentazos gastro que ahora estarás echando de menos en esta lista, pero, de momento y hasta próximo post, no se puede cerrar este círculo de gula y buen humor sin recordar la serie Cómo conocí a vuestra Madre con el épico capítulo de La Mejor Hamburguesa de Nueva York. La descripción, delirantemente estimulante, convencería a un vegano militante de recaer en el pecado de la carne con queso.

Comentarios