Volver

Hashtag #pornfood

Nos sale la yema por las orejas, ya. Como os contábamos en un post anterior, el pornfood lleva tiempo petándolo muy fuerte para desgracia de las glándulas salivares y la grasa corporal, en general.

hashtag #pornfood

Además de ser una corriente instagramer que debería estar tipificada como delito -aplicación con fuerza del código penal contra los que viven para destruir las ganas de vivir de quienes nos sentamos ante un tupper de ensalada sin aceite a mediodía- a veces acaba agotando hasta aborrecer el alimento chorreante en cuestión. Y ahora la cosa va de huevos.

En todas sus formas, colores y cocinados. Podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que el huevo es el 50 Sombras de Gray del pornfood. ¿Malo? Diréis. Cansino, decimos.

pornfood

Si con lo de los benedict dábamos un paso en falso, con los huevos nube nos precipitamos sin control por el abismo de la estupidez al que la especie humana está condenada.

Es decir, usted, noble foodie tendrá que seguir estos sencillos pasos para conseguir su foto de merienda para el Instagram: bata la clara del huevo a punto de nieve, salpimente y hornee durante tres minutos a 230º. Añada la yema y déjelo en el horno (crematorio, suponemos) otros tres minutos a la misma temperatura. Nota al pié: el equipamiento de cocina necesario podrá solicitarlo en la NASA y contacte con su proveedor de huevos de confianza para que aparque el camión frente a su vivienda y le sea a usted más sencillo ir reponiendo el susodicho alimento a medida que vaya fracasando estrepitosamente en el intento. Hashtag #senosfuedelasmanos. Dale a like.

Pornfood

Eres un maldito looser si tu triste huevo frito no chorrea sensualmente sobre las cutre salchichas que te hayas hecho para salir del paso (o porque no te da el sueldo para pagar la luz y comprar aguacate y semillas de sésamo en el mismo mes). ¿Y qué ocurre si se te cuaja la tortilla? Bueno chico/a, en este mundo del hashtag no hay lugar para ti. La tortilla puede pegársete, caérsete al suelo, puedes hacerla con restos de afilar el lápiz o incluso con cebolla, en plan reaccionario. Pero si hay algo que no puede ni debe ocurrirte jamás si quieres ser alguien en este mundo del pornfood es que se te cocine por dentro. ¿Aunque no te guste? Si ¿Aunque te de asquillo? Loo-ser.

Una tortilla que tengas que comer con cuchara, ¡esa es la tendencia! Y si tienes que sorberla con pajita ya estás preparado/a para la guerra del hashtag, el primer plano y lo gastrosexual. O mejor todavía, te recomendamos una temporada en Betanzos a ver si se te pega algo de la buena gente de la comarca gallega, creadores de la sensual sopa de huevo y patata que lo peta en la red.

Desconocemos dónde va terminar esto del huevo pero tiene toda la pinta de que lo trender (además de decir trender, hashtag #mátamecamión) terminará siendo comerse la cáscara. Y si no, al tiempo. O a instagram.

Comentarios