Volver

Facturar sin ser autónomo. ¿Mito o realidad?

Es posible que muchos de vosotros os preguntéis si eso de facturar sin ser autónomo es posible o simplemente un mito urbano. Para los más impacientes, cabe aclarar ya desde el inicio que sí es posible y sí es legal facturar sin tener que darte de alta en la Seguridad Social. Todo un alivio para muchos freelancers cuyos ingresos son tan escasos que, de tener la obligación de pagar la cuota de autónomos, el beneficio obtenido por sus trabajo sería ridículamente bajo o directamente inexistente.

Si tu trabajo como freelancer cumple estos requisitos, podrás optar entre dos alternativas: emitir factura como particular por tu propia cuenta o recurrir a una cooperativa de facturación. Respecto a la opción de las cooperativas, existe un post en este mismo blog dedicado a ellas, por lo que en este artículo nos centraremos en la primera opción.

Debemos tener en cuenta que la fórmula de facturación por cuenta propia como particular es un proceso muy burocrático y en ocasiones bastante farragoso si uno no está acostumbrado a verse las caras con el papeleo administrativo. Por ello trataremos de exponer en este post el proceso a seguir de la forma más clara posible.

Para llevar al cabo esta forma de facturación será necesario darse de alta en Hacienda presentando el modelo 037 (link para su descarga en PDF), el cual consiste en una declaración censal de alta, modificación y baja para personas físicas que vayan a realizar una actividad profesional. Dicho modelo se obtiene comprándolo en la Administración de Hacienda o en la Agencia Estatal de Administración Tributaria correspondiente a tu domicilio u online a través de su web (para lo cual será necesario disponer de un certificado de firma digital).

El modelo 037

El modelo 037 consta de 3 páginas a rellenar con tus datos, según la actividad económica esporádica a realizar, resumidamente:

Es posible que muchos de vosotros os preguntéis si eso de facturar sin ser autónomo es posible o simplemente un mito urbano.

Para los más impacientes, cabe aclarar ya desde el inicio que sí es posible y sí es legal facturar sin tener que darte de alta en la Seguridad Social. Todo un alivio para muchos freelancers cuyos ingresos son tan escasos que, de tener la obligación de pagar la cuota de autónomos, el beneficio obtenido por sus trabajo sería ridículamente bajo o directamente inexistente.

PÁGINA 1: En esta página deberemos indicar el por qué queremos presentar dicho modelo, siendo tres las posibles causas: darse de alta en el censo, darse de baja en el censo o modificación de algún dato censal, y posteriormente cubrir tus datos personales y el domicilio fiscal y postal para posibles notificaciones. Se deberá indicar también, en caso de ser así, que la persona es ERL (empresario de responsabilidad limitada)

PÁGINA 2: En ella se encuentran todos los impuestos que en particular se va a ver obligado a pagar. Éstos son:

IRPF: Se trata del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas el cual se debe pagar trimestralmente excepto si el año anterior se te hayan aplicado retenciones en al menos el 70% de las facturas. El IRPF será liquidable trimestralmente.

IVA: Principalmente se indicará si la actividad económica a realizar está sujeta al IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido). Puedes consultar los artículos 20 y 26 de la Ley del IVA para conocer aquellas actividades que se encuentran exentas del IVA. Próximamente aportaremos un documento sintetizando las principales ideas clave sobre esta ley para facilitarte la consulta de una forma rápida y clara (link preparado al documento)

También deberás indicar el inicio de la actividad empresarial, que no se refiere al momento de entrega de bienes o prestación de servicios, sino al momento en el que se adquieren los bienes o servicios necesarios para llevar al cabo dicha actividad.

A continuación deberás escoger en qué régimen vas a pagar el IVA. Los regímenes que se muestran en el modelo 037, a tal efecto, son:

  • Régimen general: Sería la opción más sencilla para el caso de nuestros chefs a domicilio, en la cual deberán devengar el IVA (cobro del mismo a sus clientes) en cada servicio que presta, y soportarlo en la compra de sus adquisiciones, siendo que en las liquidaciones periódicas que deberá llevar al cabo, el resultado será el de restarle al devengado, el soportado. En caso de ser el resultado positivo, deberá pagar esa diferencia al Estado, y si es negativo, se compensará con las liquidaciones siguientes, siendo que al final del ejercicio económico, si el resultado es negativo, podrán solicitar la devolución o compensarlo con las liquidaciones de los 4 años siguientes.

  • Régimen especial recargo de equivalencia: Aplicado a comerciantes minoristas

  • Régimen especial agricultura, ganadería y pesca.

  • Régimen especial simplificado: Se les aplica a los sujetos miembros de una entidad en régimen de atribución de rentas en el IRPF, siempre que su actividad profesional se recoja en la Orden del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas

  • Régimen especial del criterio de Caja: Éste régimen consiste en ingresar el IVA de las facturas en el periodo en que se ha cobrado y pagado, y no en el periodo de emisión, como rige en el régimen de devengo. Podrá optar a él cualquier sujeto pasivo cuyo volumen de operaciones no supere los 2.000.000 € durante el año natural. Por ello sería otro régimen al que el chef a domicilio podría optar, sin embargo su uso es menos recomendable que el primero por cuestiones de plazos de reclamación de facturas impagadas, los cuales son excesivamente largos.

Al final de esta página se sitúa el apartado de deducciones en el que podrás proponer el porcentaje provisional de deducciones regulado en el artículo 111 de la Ley de IVA, lo cual consiste en la deducción de cuotas que ya han sido satisfechas con anterioridad al inicio de la actividad empresarial, siendo esta una forma de ayudar al particular o empresario que generalmente ya incurrió en una serie de gastos antes de que se generen ingresos o antes incluso de haber comenzado el inicio de la actividad. También se podrá optar por la prorrata especial en el caso de que se inicien dos o más actividades económicas que soporten el mismo IVA o uno diferenciado.

PÁGINA 3: Esta página está formada por dos apartados.

El primero se dedica a las retenciones e ingresos a cuenta, que únicamente deberá ser rellenado en caso de tener trabajadores a tu cargo o de realizar las actividades en un local alquilado, debiendo pagar a Hacienda el 21% del importe del alquiler como retención a favor del arrendador.

El segundo se refiere a la declaración de actividades económicas y locales, donde se deberá indicar el alta, baja o modificación de los datos correspondientes a las actividades económicas por las que se va a facturar, e indicando el tipo de actividad de que se trata escogiéndolas de entre una lista de epígrafes establecidos en la Tarifa del IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas), que, por ejemplo, en el caso de los chefs a domicilio, les correspondería la denominación profesional de “hostelería y restauración sin establecimiento”, epígrafe 677.1, puesto que dicho epígrafe engloba todas las actividades alimentarias realizadas fuera de establecimientos. Cabe aclarar que ello solo es necesario a efectos de informar a Hacienda de la actividad económica a realizar, ya que las personas físicas deben darse de alta en el IAE pero se encuentran exentas de pagar este tributo

Se cubrirá una hoja para cada actividad en el caso de ser varias. Por último se deberá de indicar el lugar en el que se va a realizar la actividad, así como el nombre del titular y la fecha. No nos olvidemos de que la declaración censal debe ir firmada por dicho titular.

Pero si pensabas que tras la presentación del modelo 037 el problema ya estaba resuelto… Deberás armarte un poco más de paciencia porque dicho modelo únicamente marca el inicio de esta “fascinante” aventura en la que te has embarcado de la mano de la Administración Pública.

A continuación debes tener en cuenta que deberás cumplir con las obligaciones fiscales del mismo modo que lo hacen los autónomos, esto es, presentar los impuestos cada trimestre (IVA e IRPF), presentar anualmente el modelo 037 y liquidar el IVA e IRPF. Ten en cuenta que este proceso es obligado por ley, puesto que de no cumplirse, podrás incurrir en una sanción administrativa de elevado importe.

Debes tener cuidado con los mitos que circulan por aquí, como el famoso mito de poder facturar sin ser autónomo hasta 3000 €. Como ya se ha mencionado anteriormente,  el requisito necesarios para facturar sin ser autónomo es la ausencia de la condición de habitualidad en tal actividad. El mito de los 3000 € tiene sus orígenes en el hecho de que las empresas deben declarar anualmente todas las facturas recibidas por los proveedores o emitidas a clientes, siendo que si las mismas superan la cantidad de 3000 € a un mismo cliente, Hacienda será notificada de dicha facturación, siendo que por debajo de dicho importe, esta notificación no se producirá puesto que se considerará insignificante tal suma dineraria. Por ello, si uno no está dado de alta, será más fácil “esconderse” de Hacienda si se factura por debajo de esta cifra, pero esto no significa que ello sea legal o que se considere una fórmula infalible para facturar sin ser autónomo.

Desde Bendita Cocina creemos que tanto esta opción, como la de las cooperativas de facturación, sería una buena solución de emisión de factura para aquellos chefs que trabajan por cuenta propia y desean facturar en sus servicios. De todas formas, este artículo no deja de tener otra finalidad más que la de ser meramente informativo y por eso le recomendamos que si se decide por llevar al cabo este método de facturación y tiene dudas al respecto, consulte con un asesor laboral o fiscal experto en la materia.

Comentarios